CLUBS, Art a la Pista: Julian Rosefeldt “Deep Gold” (2013-2014)

DESDE LAS 11 H A LAS 18 H

**

“Deep Gold” (2013-2014) forma parte de la película antológica “La picadura del escorpión”, iniciada por el dúo de artistas M+M. Seis artistas o colectivos de artistas fueron invitados a trabajar en la innovadora y en su momento escandalosa película de Luis Buñuel L’âge d’or (1930). Basándose en los episodios originales, Tobias Zielony, Chicks On Speed, M+M, Keren Cytter, Julian Rosefeldt y John Bock reinterpretaron cada uno una de las seis secuencias fílmicas. La parte de Rosefeldt, la película en blanco y negro Deep Gold, recuerda una versión grotesca de la Edad de Oro. Funciona como un inserto ficticio en la película original de Buñuel, en la que los dos protagonistas, interpretados por Lya Lys y Gaston Modot, intentan satisfacer su deseo mutuo, pero se ven constantemente separados o perturbados por diversos obstáculos. Buñuel utilizó el motivo del amour fou para criticar las restricciones y convenciones de la época: la Iglesia católica, el establishment político, la moral burguesa, la aristocracia, etc.”.

El artista y cineasta Julian Rosefeldt, conocido internacionalmente por su película Manifesto, protagonizada por Cate Blanchett en 13 papeles diferentes, crea elaboradas puestas en escena que investigan el poder del lenguaje y las convenciones del cine como alegoría de comportamientos sociales e individuales. Las obras del artista berlinés se exhiben en museos de todo el mundo y son coleccionadas por instituciones como el Museo de Arte Moderno de Nueva York o la Nationalgalerie de Berlín.

**

CLUBS, Art a la pista es un circuito de exposiciones que contará con las pistas de baile como anfitrionas temporales de obras e instalaciones artísticas, con el objetivo de ofrecer una propuesta diferente para las salas y generar nuevas sinergias entre ellas y los artistas, galerías, museos, fundaciones públicas y privadas y otras instituciones.

Este proyecto nació de la voluntad de ofrecer una respuesta a la nostalgia de volver a pisar una pista de baile tras los meses de confinamiento y se ha convertido también en una reivindicación para usar estos espacios como lugares de encuentro, evasión y experimentación de la cultura. Se trata de una propuesta que permite al público vivir una experiencia diferente en un espacio que normalmente está reservado al ocio nocturno, ampliando así la oferta cultural de la ciudad de Barcelona en el panorama artístico internacional.

Te puede interesar